Editorial

El 2015 se escapó entre la plaza de empoderados, un presidente de menos de 24 horas y la incertidumbre sobre el destino del bastón presidencial. Mientras que el 2016 irrumpió con baile en el balcón, una serie de despidos masivos, de represiones y una película de prófugos. Se fue el kirchnerismo (en medio de una interna no resuelta), e hizo ingreso el macrismo. Luego de doce años en el Gobierno Nacional el Frente Para la Victoria – PJ se despidió con una derrota electoral deshonrosa y humillante para cualquier peronista (si tenemos en cuenta el triunfo de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires, EL distrito), esgrimida por Cambiemos (PRO-UCR-CC), otro frente de partidos electorales.

Continue reading →