Si el feminismo no incomoda, no es mi feminismo.

El feminismo no alcanza con ser declamativo, aunque resulta cómodo y políticamente correcto. Esto encubre sus tensiones y modera sus alcances y potencialidades, que reflejan una diversidad de identidades y criticas a lo distintos tipos de dominación que se conjugan en lo cotidiano de nuestras vidas. El peligro que conlleva su despolitización y las tareas y debates pendientes dentro de los colectivos militantes. El fin del kirchnerismo, #NiUnaMenos y el avance neoconservador: el marco para los nuevos desafíos de un movimiento feminista y popular.

Continue reading →